jueves, 15 de septiembre de 2022

Viaje de verano 2022 - Parte 3

Día 10, 8 de agosto de 2022

Día de montar una rutita de caminar. Como íbamos a terminar comiendo en la cascada de Orós Bajo, un sitio alucinante, es importante montar la ruta lo más cerca posible de la cascada. 

Así que aparcamos en el parking de Orós y nos fuimos a la ruta. Elegida por Emilio, muy chula, pero se nos hizo un poco bola, porque hacía muchísimo calor, especialmente al final. Yo llegué muy afectado y sin agua, y eso que llevábamos todos los Camel con 3 litros cada uno. 



El caso es que llegamos, cogimos bocatas y nos fuimos a la cascada. Allí disfrutamos muchísimo. Los chavales y los no tan chavales, se bañaron con todo, y sacamos fotos e hicimos vídeos que editaremos en su momento. 


El caso es que `lo pasamos fenomenal, y luego nos volvimos al Camping Gavin, en donde cenamos. Bueno...espera. Que decidimos ir a Biescas y encontramos Casa Pepe, que no dejamos pasar. Sin duda un sitio fenomenal, en donde nos trataron super bien. 

Volveremos. Y de hecho volvimos! :)

El caso es que ese día dormimos como benditos. Hasta creo que cayó algo de lluvia que agradecimos todos. 


Día 11, 9 de agosto de 2022

Día de cambiarse de valle. Nos vamos al valle de Pineta, en donde sabemos que hay un camping que nos encanta y que volvemos siempre que podemos. NO tiene nada en especial, más allá de estar en un lugar maravilloso, en el medio del valle, pasado Bielsa. 

Llegamos relativamente rápido, pues son poco más de 100km, y poco más de 2 horas, de bregar con las curvas y las estrecheces de los Pirineos. Hablando de las estrecheces, pasamos por la zona de la N260 cerca de Fiscal donde la carretera se estrecha mucho, y el año pasado tuvimos el incidente con el espejo. Casi en el mismo sitio, había otro espejo en la carretera. Hay que ir despacio y con mucho cuidado. 

Ese día comimos en el camping y se echó a llover, sería algo que nos acompañaría en todos los días que echamos en el valle. Yo, personalmente, que echo mucho de menos la lluvia, lo agradecí mucho. Muchísimo. 


Día 12, 10 de agosto de 2022

Seguimos disfrutando de la compañía de los Cano. Hemos decidido que vamos a hacer una actividad diferente, así que llamamos a ASDON, que es una compañía que se encarga de todo tipo de eventos de montaña, y enseguida nos montaron un barranquismo. Lo haríamos por la zona del valle de Pineta, pero antes teníamos que ir a buscar a Mónica en el camping en donde tienen la base de operaciones. 




Nos quedamos de ver en el camping que está en el camino de Plan. Un camping chulísimo, muy tranquilo que tenemos que volver a ver, seguro. Pero en este caso, hicimos un cafelito y conocimos a Mónica y al resto del equipo que nos llevarían por el río de la Barrosa. 

Tuvimos que hacer algo de coche (nosotros con la autocaravana, claro) y aparcamos bastante bien, donde Mónica nos dijo, ella iba con una furgo como la nuestra. 


Nos pusimos neoprenos y al agua. Empezamos por "el despertador" que es un salto con tobogán de más de 5 metros y a partir de ahí todo empeorar...jejeje. 

Ya en serio, muy bien. Hicimos un rapelado por una pared de unos 15 metros sin problemas, ninguno, y al final hicimos un lanzamiento desde más de 10 metros al agua. Varios segundos por el aire. Muy chulo todo. 

Acabamos a eso de las 14 horas, y sin comer. La verdad es que pensamos en ir al camping, pero finalmente decidimos ir a Plan, al bar de la piscina, que nos dijo que no tenía sitio, aunque aparentemente, sí lo tenía. Bueno es igual. Todo lo que nos dijeron, nada.

Nos tuvimos que volver, con un calor asfixiante. El caso es que pensamos en parar en otro sitio, pero finalmente nos fuimos al camping. 

Comida en el camping y por la tarde a reparar el neumático. 20 € y nos lo repararon muy bien, en el valle, más abajo de Plan. Concretamente en el pueblo de Labuerda. 

Ya de vuelta, con la rueda reparada y pan comprado, intentamos buscar algo para comer en el valle, porque el plan para comer a mediodía nos había fallado estrepitosamente. Pues tampoco. No se percibía mucha gente en el valle, pero el kanguro trucha, que es el que nos recomendó Mónica, no tenía sitio en absoluto, y es que daban lluvia, de nuevo, así que no se podía comer fuera. Mala suerte de nuevo, así que no pudimos cenar fuera. Cenamos en las caravanas, debajo de un diluvio. Lo recuerdo como maravilloso. 

Día 13, 11 de agosto de 2022. 

Otro día que se levanta estupendo. Los Cano tienen que seguir su camino, así que para los Feres, automáticamente, se reduce el ritmo de lo que hacemos, porque viajamos a menos rpm, sin duda. Bueno, lo que sea, salimos pronto, y ellos también que tienen una tirada enorme. Nosotros teníamos previsto llegar a Torumalet, para subir a Pic du Midi de Bigorre, pero llegamos antes a Col d'Aspin, y vimos el percal....y decidimos quedarnos, sin duda, sin duda en absoluto, porque el ambiente, el chiringuito, las vacas, las ovejas, las bicis...¡¡nos quedamos!!


Por supuesto, como Francia no es un país nazi con las furgos, todo dios sacó las sillas civilizadamente, y cenamos fuera con una temperatura perfecta, y una puesta de sol maravillosa que dio paso a una luna llena grandiosa, que no empañó una noche de estrellas épica. 


Y dentro de todo esto, un ambiente de máximo respeto, cero ruido, cero residuos, todo el mundo recogió todo por la noche. Maravilloso. Auténticamente maravilloso espectáculo de estrellas con el sonido de fondo de los cencerros de las vacas que rondaban constantemente. 

La adorable señora francesa vino a decirnos que cerrásemos los espejos de la furgo porque las vacas venían a meter los cuernos en ellos para rascarse la frente. Mala cosa. No queremos. Valen 400€ cada uno. Lo se positivamente. 




Día 14, 12 de agosto de 2022

Sin madrugar mucho, salimos del Col d'Aspin con el objetivo de intentar al día siguiente la subida al Pic du Midi que son casi 3000 metros, aunque casi todos...mecanizados. 

Llegamos a la Mongie, que es un pueblo mágico, a los pies del Tourmalet, y nos quedamos prendados. Aparcamos un poco arriba, buscando un furgoperfecto llano, y bajamos a ver un poco el ambiente a pie. Ahí vimos la oportunidad de probar un "venue" de Untappd, y no lo pensamos. Un chileno que ofrece un poco de junk food y unas cervezas un poco fuera de lo normal, vamos...sin fliparse. Estuvo muy bien

Y al día siguiente, emociones fuertes. Dan buen tiempo. Veremos.